domingo, 29 de mayo de 2011

Dejaré de estudiar filosofía.





"Escucharte hablar es como música para mis oídos"

Ese momento de tranquilidad que todos sentimos cuando nos levantamos y no nos acordamos de nadie, cuando nos acostamos y seguimos pensando en la cena, cuando el día pasa y los sentimientos sólo se encaminan a lograr una virtuosidad máxima, el mayor valor de uno mismo.

Pero no sé si se trata de un nuevo punto de vista de una vetusta vida, o tal vez sea la justicia divina que me ha concedido por milésima vez una oportunidad lavada, empezar de 0 desde el momento 1000.

Voy a ser quien soy. Voy a vivir la vida el límite, porque la positividad es mi nueva religión, el amanecer mi mesías, la sonrisa mi seña y el reír mi lema. Porque ahora puedo hablar sin miedo a soñar y vender promesas que se van a cumplir, quiero volver a ver todo lo que he echado de menos.

En el momento de la perdición llegué hasta el fondo, ahí me hundí pensando que no volvería a la superficie, me sumergí en un mar de dudas lleno de grandes errores, me dejé guiar por mis instintos, pensé que la única manera de sobrevivir era apurando al fallo.
Pero todos somos, hemos y caemos; todos nos avergonzamos; y no aprenderemos a superarlo hasta que no nos demos cuenta que la única manera de sobrellevar un fracaso es aceptándolo, aceptándolo como algo que forma parte de ti, como una forma de aprender.

El día a día es lo que va a haciendo de nosotros alguien con quien hablar y con quien compartir ideas, si lamentásemos cada error y lo borrásemos de la faz de la tierra no tendríamos qué enseñar. Porque todos somos maestros de la misma doctrina, que aunque llevada de distinta mano el fin desemboca en el mismo mar.


Sólo quería ser feliz viviendo lo invivible, siendo la envidia de los envidiosos, la lujuria de los deseables y el fin de los injustificables.

5 comentarios:

  1. La verdad es que me acabo de quedar sin palabras (aunque no es tan raro, suele ocurrirme siempre cuando leo tu blog y tus pensamientos ilógicamente lógicos). Simplemente decirte que escribes genial y que a mi me ocurre más de lo mismo. Cuando te das pena y no sabes por qué...
    Simplemente genial, continúa así
    Besos, abrazos, equis y os
    Pandora

    ResponderEliminar
  2. Genial, me encanta :) pasate por mi blog, creoq ue te gustara, me gustaria al menos que me dieras tu opinion :)
    gracias :)
    te espero en mis pequeños delirios :)
    http://delicadezadeunsuspiro.blogspot.com/
    Delirios de una chica bipolar**

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Acabo de ver tu blog y me ha encantado tu forma de escribir, creo que lo haces muy bien ^^
    te sigo vale ;)

    ResponderEliminar
  4. Te sigo <3
    Una invitación a mi blog:
    http://globosagua.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Los compases que se deslizan entre las costillas y hacen cosquillas al corazón, los de un ritmo melódico que se nos atasca en la nuca como si hubiese decidido alojarse ahí (la mejor música es esa que lo es, sin llegar a serlo)

    Y si su voz lo es, sonríe (que el mundo ha camuflado a un ruiseñor en su garganta)

    ResponderEliminar